Testimonios

de Empleados Públicos en Abuso de Temporalidad

Testimonios

 

Queremos contarte la angustiosa realidad que estamos viviendo cientos de miles de trabajadores y trabajadoras en este país, cientos de miles de dramas familiares que temen por su estabilidad económica y en riesgo de pobreza si las Administraciones Públicas no actúan con coherencia y sentido común. LA SOLUCIÓN ANTE EL FRAUDE DE LEY POR ABUSO DE TEMPORALIDAD ES LA FIJEZA DIRECTA.

No somos clínex de usar y tirar cuando a la administración pública le venga en gana, somos trabajadores y trabajadoras con muchos años de experiencia y estamos sobradamente capacitados para seguir desempeñando las funciones que nos han requerido. Los procesos selectivos (Oferta de Empleo Público -OEP- ) solo están diseñadas para echarnos y no lo vamos a permitir, tenemos nuestros derechos, unos derechos adquiridos durante muchísimos años trabajando para Ustedes.

Los testimonios que se pueden leer y escuchar en esta sección reflejan esta dramática realidad, drama puro, angustia, incertidumbre, una verdadera sangría consentida y premeditada por las Administraciones Públicas y los sindicatos mayoritarios. Los ciudadanos de este país se tienen que enterar, enterarse de que profesores, médicos, bomberos, abogados, jueces, investigadores, etc, etc, están al servicio de TODOS LOS CIUDADANOS, TODOS. Y NOS QUIEREN ECHAR SIN MÁS, en una ESTAFA NACIONAL escandalosa jamás vista.

Todas los testimonios de esta sección han sido autorizados por sus autores, quienes los han enviado libremente al email de este sitio web. La información no se guardará en ninguna base de datos ni será cedida a nadie, simplemente se muestra para dar mayor visibilidad a esta problemática, el escandaloso abuso continuado de la temporalidad en las Administraciones Públicas.

 

AUDIOS

2020.01.09 | Desde Sevilla, Julia González nos cuenta su historia. Es técnica de animación socio cultural, tiene 51 años y lleva trabajando 15 años como personal interino en el Ayuntamiento de Sevilla. Además, es la Presidenta de la PLATAFORMA DE INTERINOS DEL AYUNTAMIENTO DE SEVILLA.

 

2020.01.08 | En un país que se considera progresista es inadmisible y sonrojante permitir que haya médicos con más de 250 contratos en menos de 5 años. Juan Carlos Laboreo, presidente del Sindicato Afapna lo explica en COPE-Navarra. "La solución vendrá de Europa"

 

2020.01.08 | Desde Valencia, Jesús Yuste nos cuenta su historia. Es profesor técnico de la Generalitat valenciana desde el año 2009 concatenando contratos. Escucha su testimonio:

 

2020.01.07 | Desde Sevilla, Cristina Ginés nos cuenta su historia. Actualmente es administrativa interina en el Ayuntamiento de Sevilla, con una antigüedad de más de 20 años en las Administraciones Públicas.

 

2019.12.22 | Desde Pontevedra, Ana nos cuenta su historia. Tiene 52 años, es educadora de una escuela infantil y obtuvo la condición de Indefinida No Fija por sentencia en 2007 en la Xunta de Galicia. Ana ha demandado reclamando su fijeza y anima a todas las personas que se encuentran en FRAUDE DE LEY que hagan lo mismo. Además, hace un llamamiento a los medios de comunicación para que visualicen esta cruda y bochornosa realidad. Ana, te escuchamos...

 

2019.12.10 | Periodismo a la Carta - Pepa Bueno - Cadena SER. 10 diciembre 2019
Varios testimonios de trabajadores en situación de abuso de temporalidad.

 

2019.12.21 | Desde Cantabria, Jesús nos cuenta su historia. Lleva más de 15 años trabajando en un Organismo Público de Investigacion (OPI) de la Administración General del Estado (AGE).

 

MÁS HISTORIAS

En la UPV/EHU hay un 84% de temporalidad en Laborales y un 64%, creo recordar, de funcionarios, en algunos casos hasta 27 años temporales en la misma plaza...¿cómo te quedas? Pues eso... lo que pasa en todas partes pero la gente no conoce... y ahora te mandan al banquillo, te dicen, si no apruebas vas a bolsas, por no decirte directamente que te vas al puñetero paro. Y con las edades que tenemos, directos al paro de larga duración.

 

2020.01.22 | Desde Andalucía, Elena nos cuenta su historia.
Me llamo Elena, tengo 58 años y soy Farmaceutica y trabajo como Inspectora de Sanidad Alimentaria y Ambiental en la Junta de Andalucía. Tengo una interinidad en la misma plaza desde el año 2001. Entramos a trabajar por llamamiento del INEM, y entrevista de trabajo por las Direcciones de Los Distritos Sanitarios.

En el año 2003 se convocaron oposiciones en las q el trabajo realizado en las administracion conto el 60% del total y la nota de examen el 40%. Sacaron solo de la mitad de las plazas que había, por lo que muchos de los que aprobamos el examen, al no tener apenas tiempo trabajado, no pudimos coger plaza en propiedad, pero sí continuamos como interinos en las plazas que no salieron convocadas.

Han pasado 18 años y, además de envejecer, he padecido y padezco complicaciones en mi salud bastante graves. Desde ese 2003, no han vuelto a convocarse oposiciones hasta 2019, año en el que han convocado dos (en marzo y octubre hicimos loss exámenes), hemos tenido que examinarnos las dos veces todo el mundo, incluso los que aprobamos en marzo, ya que la administración no lo resuelto totalmente y no hay listas definitivas...¡las seguimos esperando! Sé que he aprobado los dos exámenes pero no sé si podré coger plaza pues ni mi mente ni mi cuerpo me acompañan como cuando empecé.

Si en el año 2001 la administración hubiera actuado conforme a la norma y hubiese sacado todas las plazas, ya desde el año 2003 hubiese tenido una plaza con toda seguridad, ya que saqué bastante buena nota! Confío en que se arregle, es de justicia, los trabajadores que han sufrido fraude no deben ser castigados.

 

2020.01.22 | Desde Madrid, Marta nos cuenta su historia.
Me llamo Marta, tengo 45 años. Soy Funcionaria interina de la Comunidad de Madrid desde el año 2011, Trabajadora Social, ejerciendo como Técnico Valorador de Dependencia. He accedido a la función pública a través de proceso selectivo, que la administración estableció, cumpliendo con los requisitos legales y constitucionales de igualdad, mérito, publicidad y capacidad. Formada específicamente para desempeñar el puesto, al igual que el resto de mis compañer@s, ya que desde que se puso en marcha la "Ley de Dependencia" en la Comunidad de Madrid, la figura de "Técnico Valorador de Dependencia" no existía, nos hemos formado específicamente para ello, ofreciendo un servicio público de calidad, específico para las personas dependientes y sus familiares. Años de experiencia profesional, formación continua, que avalan la idoneidad del trabajo que desempeñamos. ¿Ahora no somos aptos? ¡Basta ya! ¡Fijeza Ya!

 

2020.01.21 | Desde Soria, Ana nos cuenta su historia.
Me llamo Ana, tengo 53 años. Soy veterinaria de Sanidad de la Junta de Castilla y León. Llevo trabajando para la administración 30 años y esta es mi cuarta interinidad,ya llevo 4 años. Tengo 2 hijos estudiando fuera de casa y una hipoteca que pagar. Mis funciones son permanentes, de hecho, trabajo sola en una zona Básica de Salud. Accedí por méritos y por capacidad. Yo no he creado está situación precaria. La Administración lleva sin convocar oposiciones en nuestro caso, desde 2006 y se han estado aprovechando de nuestro trabajo y nuestras peores condiciones, como el despido libre si te quitan la plaza. Las Administraciones Españolas han abusado de los interinos y no cumplen la Directiva Europea 1999/70. Convocar a oposiciones nuestras plazas es hacer un ERE encubierto. Tenemos mucha experiencia en nuestro trabajo, tenemos años de formación continuada, yo soy Doctora en Veterinaria y aprobé en 2006 sin plaza. No podemos competir con más de 50 años, trabajando por las mañanas y con cargas familiares con gente más joven, y nos veríamos abocados al paro y sin indemnización....por favor, defiendan a sus empleados públicos con demostrada experiencia y que se han dejado la piel en su trabajo incluso sin derechos. Gracias.

 

2020.01.16 | Desde Asturias, Ana nos cuenta su historia.
Me llamo Ana. Soy personal laboral, trabajo de Auxiliar Educadora para la Consejería de Educación y Cultura en Asturias. Estuve con varios contratos desde el año 2003 y siempre en la misma categoría y para función pública. Solo me llamaban en verano y navidades. En el año 2007 sacaron oposición y también hicieron un examen para hacer una bolsa de méritos; por orden de puntuación de ese examen nos iban llamando. El 19 de febrero de 2009 tuve la "gran suerte" de que me llamaron y me ofrecieron una vacante de interinidad, a más de 100km. de mi casa. Así llevo 11 años, me gasto una muy buena parte de mi sueldo en gasoil y gastos del coche, a parte de varias horas al día de mi vida en carretera. Esta situación ya me generado mucha ansiedad y cabreo por lo que estoy en tratamiento médico para poder dormir.

Tengo un bebé de 18 meses y no tengo tiempo ni ganas para preparar una oposición. También es verdad que estuvimos 10 años sin que sacaran alguna oposición y cuando lo hicieron, en el año 2017, fue una tomadura de pelo. En las bases ponía en negrita y subrayado que bajo ningún concepto iban a bajar la nota de corte de 25 aciertos netos; lo bajaron a 19 porqué nadie llegaba, es tremendo lo que hacen con nosotros. Yo creo que ya nos merecemos descansar y que nos den la fijeza, cumplimos de sobra los términos de capacidad, mérito e igualdad.

 

2020.01.14 | Desde Madrid, Covadonga nos cuenta su historia.
Me llamo Covadonga Díaz. Tengo 49 años y soy licenciada en Filosofía Pura, tengo habilitación como Educadora Social, Máster en logopedia y F.P. Educación infantil. Trabajo como Titulada Media Educadora en un centro de protección de menores de la Comunidad de Madrid, perteneciente a la Agencia Madrileña de Atención Social (AMAS), como Personal laboral temporal desde 1999.

En el año 1999 pasé un proceso selectivo que garantizaba el derecho fundamental a la igualdad de acceso, mérito y capacidad. Fue la última vez que tuve la oportunidad de examinarme. Desde el año 1999 no hay convocatoria de OPE en mí sector. Prácticamente todos los temporales, en nuestro sector superamos los 15 años de antigüedad y en muchos casos, como el mío, los 20 años de antigüedad. A muchos de nosotros nunca se nos ha dado la posibilidad de acceder a plaza fija.

MI primer contrato, en 1999, finalizó en julio de 2002, cuando solicitaron mi plaza en un concurso de traslados. A los dos meses volvieron a contratarme en el mismo destino y turno y, en el que actualmente continúo. 17 años seguidos en el último contrato. 20 años cubriendo necesidades permanentes, estables, duraderas… y realizando las mismas funciones estructurales que mis compañeros laborales fijos. Por cierto, muy pocos, ya que la temporalidad en mi centro supera el 80% y en nuestro sector la tasa de temporalidad ronda el 85%. No se trata ya de que realicemos funciones estructurales, permanentes y necesarias para el funcionamiento del servicio, es que todo el servicio depende de nuestro trabajo.

Seguir leyendo...

Soy de la opinión de que para trabajar en la administración pública se debe pasar por un proceso selectivo, pero 1) cuando se convoque en los plazos que la ley establece, según el artículo 10.4 del Estatuto Básico del Empleado Público, máximo cada 2 años. En mi caso han pasado 20 años; 2) se oferten todas las plazas vacantes y/o necesarias para cubrir las necesidades estructurales y permanentes y se compita en igualdad de condiciones… En mi caso, en la última oposición tan sólo ofertaron 7 plazas para el turno libre. Oposición a la que nos presentamos miles de personas y en la que, además, hubo de repetirse el segundo examen por filtraciones del mismo. Estos miles de personas pasamos a formar parte de una bolsa de empleo que fue agotada por completo y hubo que crear otras supletorias, que también se agotaron. De lo que se deduce que no eran 7 plazas las que hace 20 años se necesitaban para cubrir necesidades permanentes, sino cientos de plazas que nunca se ofertaron en proceso selectivo alguno.

Mis obligaciones familiares incluyen ocuparme de mis hijos y otros familiares. Tengo un contrato parcial (fin de semana y festivos) Mi sueldo es de 1000 eu. En esta situación, me resulta imposible dedicar el tiempo suficiente al estudio de una oposición, de la que depende mi futuro y, menos aún poder costearme una academia, temario. No se compite en igualdad si se hace con personas que tienen mucha más juventud, tiempo para estudiar y ninguna carga familiar y/o económica. Resulta injusto que pueda perder mi trabajo, compitiendo con personas que no están en fraude de ley, por no tener tiempo, fuerzas o ganas para estudiar, después de llevar más de 20 años trabajando, habiendo demostrado sobradamente mérito y capacidad para continuar ejerciendo mi trabajo en el puesto que ocupo actualmente. Y sin ni siquiera recibir una indemnización, no siendo yo, en ningún caso, la culpable de la situación en la que me encuentro. Estoy convencida de que, si en estos 20 años hubieran ofertado los procesos que correspondían según ley (¡10 procesos!) y hubieran ofertado las plazas que realmente se necesitaban (cientos), el resto de mis compañeros en fraude de ley y yo misma, hace muchos años que tendríamos plaza fija.

El proceso, mal llamado de “estabilización” implica el despido de cientos de compañeras y compañeros que durante los últimos 20 años hemos sostenido con nuestro trabajo el sistema de protección de menores, ya que no estabilizan personas sino plazas.

 

2020.01.10 | Desde Baleares, Antonio nos cuenta su historia.
Me llamo Antonio. Tengo 45 años y soy un funcionario interino en una de las Consejerías de la Administración Autonómica de las Islas Baleares. Llevo más de 12 años en el mismo puesto de trabajo.

En el año 2009 dejaron de convocar oposiciones por lo que no me han dado la oportunidad de poder sustituir mi plaza temporal por una plaza fija. No ha sido hasta el año 2018 cuando he podido presentarme por fin a una convocatoria donde se ofertaban plazas como las que ocupo, pero es evidente que mi situación personal y familiar no es la misma que la del año 2009, cuando estaba en mi plenitud de capacidad para estudiar por mi edad y por no tener cargas familiares en ese momento.

Ahora es muy difícil para mí competir con opositores recién licenciados que aún viven con sus padres, que tienen a esos padres bien de salud al no ser tan mayores como los míos, que no trabajan, y que no están casados ni tienen hijos. Preparar 120 temas y realizar 3 exámenes eliminatorios se hace muy difícil en según qué momentos de la vida. Estoy seguro de que si desde el año 2009 hasta ahora hubieran convocado cada año oposiciones para cubrir las plazas que se iban ocupando por interinos, ya hubiera podido estabilizar mi situación.

Seguir leyendo...

Un problema añadido es que la Administración hasta ahora no solía convocar todas las plazas de interinos, iban sacando las que les interesaban. Asimismo, a veces no pueden sacar todas las plazas ocupadas por interinos porque muchas tienen un titular que está ocupando una jefatura en comisión de servicios más tiempo del debido al no convocarse concursos de traslados en su momento o porque muchas se van prorrogando pasados los dos años que inicialmente duran.

En mi Administración por ejemplo somos unos 1.200 interinos de una plantilla de unos 3.800 empleados, y de estos 1.200 alrededor del 50% tienen una antigüedad superior a los 3 años.

También tengo que mencionar el grado de dificultad de las pruebas de selección para acceder a una plaza de funcionario. Muchas veces no se cubren todas las plazas que se convocan. Precisamente en el año 2018, en la convocatoria de mi cuerpo, suspendió el 90% de aspirantes en el primer examen, no cubriéndose finalmente la totalidad de plazas. Y este año 2019, el porcentaje de suspendidos ha sido del 88% en el primer examen. Por lo que la Administración no tiene muchas ganas de tener personal fijo, si por ella fuera, seriamos todos temporales.

Esto es extrapolable, con más o menos años, a muchos compañeros de mi misma Administración y de otras Administraciones autonómicas y locales de toda España, y por supuesto de la Administración estatal. La gran mayoría de las personas que ocupan estos puestos de interinos llevan desempañando sus funciones durante más de una década, situación que, obviamente, les hace tener una edad muy superior a la que tendría una persona que acaba de terminar sus estudios y con los que no podrían competir en un proceso selectivo en condiciones de igualdad, al tener un menor hábito de estudio y contar, en la mayoría de los casos, con cargas familiares que les impedirían afrontar un proceso selectivo en condiciones óptimas para poder superarlo, como la mía que he comentado con anterioridad. Incluso hay interinos que se jubilan con esa condición.

Ser trabajador temporal me ha supuesto que no tenga reconocidos los mismos complementos retributivos que mis compañeros los fijos, como es la Carrera Profesional. Tampoco me reconocen el poder consolidar el grado personal que vengo ocupando desde hace 12 años.

Ser interino me ha supuesto que puedan cesarme de un día para otro sin derecho a ningún tipo de indemnización por el hecho de que un funcionario de carrera en comisión de servicios vuelva a su plaza, y sin un preaviso adecuado. No tengo reconocidos los mismos permisos ni excedencias que mis compañeros fijos, por lo que mientras ellos se podrían preparar tranquilamente una promoción interna para ascender, yo no podría pedirme un permiso para poder preparar el examen que me obligan a aprobar para poder permanecer en mi puesto de trabajo.

Tampoco he podido hacer los mismos cursos de formación por tener aquéllos preferencias en la admisión.

Considero que somos trabajadores de segunda, que realizamos el mismo trabajo y normalmente en Servicios donde un funcionario de carrera no quiere estar, estando muchas veces atados al puesto dado que tampoco tenemos derecho a movilidad mediante comisiones de servicios, ni siquiera en segundas convocatorias.

No están justificadas tales discriminaciones dado que la única diferencia entre un funcionario de carrera y un funcionario interino está en la dificultad de la prueba que te han hecho para acceder a la Administración. Ambos hemos accedido al puesto de trabajo a través de procesos de selección donde se han respetado los principios de publicidad, mérito y capacidad, y es evidente que tras tantos años ejerciendo la profesión, la capacidad está más que demostrada. Y es que si tenemos que diferenciar los derechos en función de la dificultad de la prueba de acceso, entonces también tendríamos fijos con menos derechos que otros, pues a lo largo de los años los funcionarios de carrera han accedido con pruebas que según la convocatoria era más o menos difícil que la anterior.

 

2020.01.10 | Desde Valladolid, María Fernández nos cuenta su historia.
Me llamo María, soy Trabajadora Social y trabajo como Funcionaria Interina de Servicios Sociales en la Administración Local de Valladolid. En Abril serán 17 años de servicio para las ciudadanas y los ciudadanos de este municipio, ayudando a resolver problemas personales, económicos, familiares, sociales..atención a VVG, atención a personas dependientes. La mayoría de mis compañeras ( y digo compañeras porque en este sector mayoritariamente somos mujeres) tenemos contratos o de personal laboral o interinidades desde hace muchos años, algunas hasta 24 años. Hay muy pocas funcionarias de carrera y el porcentaje mayoritario es la Temporalidad y la Precariedad Laboral en esta Administración Local . Ésta, convocó en el año 1997 tres plazas en OPE y otras tres plazas en 2016. Y han ido convocando bolsas de empleo de carácter temporal con las que nutrir vacantes, etc. que al final son estructurales.

Cuanta angustia y estrés generados en estos últimos años en los que se dice que se convocan nuestras plazas y debo ser una más en términos de igualdad, mérito y capacidad y libre concurrencia. Pues sepan que mi proceso de selección fue así, yo no incumplí ni hice nada mal. ¿Cómo es posible que sea la Administración Pública la que no lo está realizando de forma correcta durante décadas? NO soy tu enemiga, futura opositora: a mí durante 16 años no me han dado la oportunidad de presentarme a una convocatoria pública y has de entender que mi mochila va cargada de mucha formación y experiencia, fruto de todos estos años trabajando. NO soy tu enemiga, funcionaria de carrera: a mí me han movido por necesidades del Servicio a otros departamentos y no he protestado, he sido sumisa (tremendamente sumisa), porque una interina no tiene VOZ, no puede dialogar, no se la escucha.

Soy una trabajadora pública y, como tal, cree y defiende lo público como garantía de derechos para todos. Pero ahora mis derechos, junto con los de miles de compañeros y compañeras, los lanzan a la calle para pisotearlos y nuestros dirigentes nos condenan a un diálogo de 'besugos' en el que se utilizan lenguajes y mensajes contrarios. Ustedes, políticos y sindicatos, se han vuelto de 'piedra' y aquello que no les afecta de cerca lo evitan y miran hacia otro lado.

 

2020.01.09 | Desde Madrid, Carolina Mayo nos cuenta su historia.
Me llamo Carolina, soy auxiliar administrativa funcionaria interina en la Comunidad de Madrid, trabajando desde noviembre de 2007 compartida en dos colegios públicos. Cuando entré nos dijeron que con el tiempo sólo estaríamos en un colegio, en vez de en dos. Y sigo compartida más de 12 años después, sin haber podido optar a conseguir aprobar la oposición durante más de 10 años, que han estado sin salir oposiciones de auxiliar administrativo de la Comunidad de Madrid.
En la última oposición que salió hace dos años, sacaron poquísimas plazas y en seguida volvieron a convocar otra con unas cuantas plazas más (me pregunto por qué no habrán sacado todas las plazas juntas).

Mi plaza sigue sin convocarse, y yo sigo sin saber cuánto tiempo me queda en el trabajo, porque doy por hecho que, ahora no tengo la misma facilidad de estudiar que tenía hace 10 años, cuando tenían que haber convocado mi plaza y seguramente ya podía haber conseguido aprobar y ser funcionaria. Ahora, con cargas familiares y con un cerebro más viejo, difícil veo competir en nota en una oposición en la que tendrán preferencia la gente joven con más tiempo para estudiar. La solución está clara: fijeza a los que llevamos más de tres años sin posibilidad de opositar.

 

Testimonio de Amparo
Hola. Llevo 33 años trabajando como interina de Logopeda en un Hospital público de la Comunidad de Madrid, nunca ha habido una OPE por lo que llevo ocupando todo ese tiempo el mismo puesto de trabajo, ahora que tengo 59 año me tengo que presentar a la OPE que está programada para próximas fechas, nosotros llevamos protestando todo este tiempo de que las plazas no salían, por supuesto sin hacernos ningún caso. Ahora yo me siento en total desventaja con la gente más joven y conocimientos más fresco es algo que me parece tremendamente injusto.

 

Esther es profesora y su vida errante es un sinvivir
Cientos de miles de interinos están en su misma situación, una vida nada fácil y llena de obstáculos que fácilmente tendrían solución.

Hola, me llamo Esther, soy maestra de primaria, tengo 38 años y estoy en fraude de ley. Aproximadamente llevo ocho años trabajando para la Delegación de Educación en Andalucía y a continuación os voy a contar un poco como ha sido esta trayectoria.

Comencé este trabajo gracias a que superé una oposición sin plaza en el año 2009 en junio. Ese año fue el primero que me presenté y fui muy preparada de una academia. Mi nota media fue de un 9´07 y daban unas 1500 plazas de Primaria para toda Andalucía que eran unas 16 plazas que tocó en mi tribunal de alrededor de 100 opositores. Sin embargo, debido a la gran cola que había por delante mía de interinos tuve que esperar un curso entero sin poder trabajar hasta que me tocara. Fue entonces en 2010 cuando me llamaron por primera vez para hacer sustituciones. Concretamente me dieron una sustitución larga y empecé a trabajar en un pequeño pueblo de Sevilla en noviembre de 2010.

Seguir leyendo...

Durante este mismo año (curso 2010-2011) me estuve preparando las oposiciones de nuevo en la misma academia pero tuve un mal año debido a problemas personales y no aprobé. Por otro lado había salido un decreto en Andalucía (el Decreto 302) en el cual se estipulaba que los interinos que habían entrado recientemente, es decir, de los dos últimos años, tenían que aprobar como mínimo el examen de oposiciones o quedarían expulsados de la bolsa de interinos de manera que me vi fuera de la bolsa. Más adelante luchó mucho en Andalucía un gran grupo de interinos para que se derogara el decreto 302 del año 2010 que consideraban injusto a través de huelgas y por vía judicial y gracias a esto se consiguió de manera que me volvieron a readmitir aunque por esta causa perdí un curso que no pude trabajar (2011-2012).

En septiembre de 2012 volví a trabajar de nuevo y me dieron primero sustituciones cortas y en noviembre de ese mismo año me dieron una vacante en sustitución por jubilación. Ese año también hubo oposiciones pero daban muy pocas plazas por tribunal, yo me las preparé pero no conseguí pasar al oral porque no me llegó la media. En el siguiente curso (año 2013- 2014) me dieron a comienzos de septiembre una sustitución larga de enfermedad en La Línea de la Concepción, una ciudad que estaba a más de 150 km de mi casa, esta sustitución se fue prolongando hasta terminar el curso en junio. Con lo cual me fui a vivir a la Línea. Durante el curso 2014 - 2015 me dieron mi primera vacante informatizada y estuve trabajando en un pueblo pequeñito de la Sierra de Cádiz que se llama Setenil, con lo cual tuve que irme a vivir allí con mi hijo. Ese mismo año se volvieron a convocar las oposiciones de Primaria pero yo debido a las dificultades que pase allí sola cuidando a mi hijo, el trabajo del colegio, los continuos viajes para ver a la familia no tuve tiempo para poder preparármelas y solo me presente pero no lo hice. Ese año además aún se recortaban más las plazas de manera que solo hubo 100 plazas para toda Andalucía de Primaria. En mi tribunal había 2 plazas para 120 personas únicamente.

En el curso 2015 - 2016 me dieron por fin un centro en mi ciudad y estuve como maestra de refuerzo durante ese mismo año.

Durante el curso siguiente (año 2016 – 2017) me dieron vacante en verano para un centro de adultos en Lebrija. Ese mismo año congelaron las oposiciones de Educación Primaria en Andalucía, pero solo las de mi especialidad. El curso 2016 – 2017 tuve vacante en un colegio de Algeciras, un centro que estaba a más de 150 km de mi casa. Estaba embarazada entonces de 7 meses y después de tener a mi segunda hijo e incorporarme tras la baja a mi centro de trabajo tenía que recorrer más de hora y media de camino todos los días para trabajar y poder estar con mi familia. En ese mismo año lo pase bastante mal al enterarme de que la plaza que había ocupado durante todo ese tiempo saldría a oposición injustamente pues como ya he ido explicando las convocatorias a las que me he ido presentando han ido dando un numero irrisorio de plazas a pesar de las necesidades que ha habido de personal aquí en Andalucía. Y es injusto porque somos interinos que hemos accedido ya mediante procesos selectivos y que llevamos muchos años demostrando día a día nuestra valía y ahora nos obligan a competir en desigualdad de condiciones con las personas más jóvenes que acaban de terminar sus carreras y en su mayoría no cuentan con cargas familiares y disponen de mayor tiempo para prepararse unas oposiciones al igual que yo me las prepare al principio cuando sí podía. De modo que el curso pasado estuve trabajando en un colegio en mí ciudad. Sin embargo ese año fue de oposiciones otra vez, dieron alrededor de 1300 plazas para Andalucía. El problema es que ese año no me las preparé. El peso del trabajo, la niña tan pequeñita de un añito y el otro con 8 no ayudaban para continuar en este proceso tan duro que son las oposiciones. Por ello decidí dedicarme por completo a mi familia y mi trabajo.

Actualmente y debido a estas medidas injustas y de los grandes recortes que está sufriendo la Primaria en Andalucía este curso me veo obligada a viajar de colegio en colegio para cubrir sustituciones cortas que hacen que me tenga que alejar de mi familia y recorrer muchos kilómetros de distancia para poder trabajar. A pesar de ello siento que con el tiempo me he hecho cada vez una mejor maestra aprendiendo de mis errores del pasado y todo esto es gracias a la experiencia en cada uno de los colegios que he estado y hasta puedo decir que es el año en el que me siento más satisfecha con mi trabajo y con mi vida.

 

Testimonio de Pilar, más de 15 años de interina en la Comunidad de Madrid
Hola, me llamo Pilar. Soy interina de larga duración, perteneciente al cuerpo de Personal Laboral de la Comunidad de Madrid, en la categoría de Técnico Especialista III. Somos el personal que atiende al alumnado ACNEE en colegios de integración o en centros de Educación Especial. Nuestro trabajo es muy bonito, pero duro y mal pagado, hay frecuentes lesiones por sobrecargas, agresiones de alumnos con trastornos conductuales, etc. Pese a todo ello, hacemos nuestra labor con la máxima entrega y cariño, dejándonos la piel y la salud para hacer el día a día del alumnado más feliz y acogedor.

Entré a este trabajo mediante una bolsa de empleo que convocó la Consejería de Educación. Con los requisitos de acceso cumplidos, los méritos de cada aspirante fueron baremados y se nos asignó un número en la bolsa de empleo. Me llamaron primero en 2004 para una sustitución por enfermedad, en un centro de secundaria; al curso siguiente, en septiembre de 2005, ya se me ofreció una OPE en un colegio de Educación Especial de nueva apertura, y es el centro donde sigo trabajando después de casi 15 años. En mi centro estamos 26 Técnicos Especialistas III, de los cuales sólo 2 son fijos. Es decir, la tasa de temporalidad es de más del 92%. Es similar en otros centros de Educación Especial de toda la Comunidad, porque las últimas oposiciones convocadas de mi categoría fueron ¡¡¡en 1992!!! Por aquel entonces incluso dependían del Ministerio, no estaban ni las competencias educativas transferidas a la Comunidad de Madrid.

Es evidente que mi puesto es de necesidad estructural, no temporal, pero nunca he tenido oportunidad de fijar plaza. Desde que llevo trabajando en este centro, todos los años se escuchaban rumores, "que sí, que este año salen las oposiciones" o "por fin va a haber concurso de traslados"... Y así, año tras año. Pero nada... Y una se va haciendo mayor, acercándose a los 50 años, perdido el hábito de estudio, las neuronas se van envejeciendo, y las responsabilidades personales y familiares aumentando. Con hijos pequeños y familiares mayores dependientes, con un trabajo cansado y largos tiempos de desplazamiento, ¿alguien se cree que estaremos en condiciones justas para opositar junto a miles de jóvenes sin cargas familiares, con todo el tiempo del mundo para estudiar?

El largo tiempo de trabajo en fraude de ley debería funcionar como medida suficiente de nuestro mérito y capacidad para el desempeño del puesto. La culpa de esta situación la tienen las Administraciones Públicas, que han hecho dejación de sus obligaciones, dejando de convocar categorías más de 25 años en muchos casos, precarizando nuestro empleo y nuestras vidas. Sería injusto que pagásemos nosotras la dejadez de las AAPP.